Saltar al contenido

Los mejores parques nacionales y naturales del Perú

parques nacionales y naturales del peru

El Perú es un país enorme, rico en vida y ecosistemas, por lo que miles de kilómetros cuadrados de este territorio están protegidos por el gobierno nacional o por diversas autoridades regionales.

Mientras unos buscan un balance entre la conservación de la naturaleza y el crecimiento económico de la zona, otros buscan la protección absoluta del suelo, la flora y la fauna, transformándose en auténticos templos donde los viajeros pueden disfrutar de inigualables experiencias en contacto con la vida silvestre.

Los parques nacionales del Perú más naturales y protegidos que puedes visitar

Presentamos cinco parques nacionales en el Perú, indicados para quienes desean conocer el paraíso a sólo unos kilómetros de la ciudad.

Parque Nacional de Cutervo

Es el primer área declarada protegida del Perú porque está habitada por importantes especies autóctonas de la región, como los célebres Guácharos, las aves nocturnas que se nutren sólo de nueces y frutas.

Parque Nacional de Cutervo

Conviven en la llamada Cueva de los Guácharos, la atracción más importante del parque, donde también vive la especie endémica de bagre «cueva».

Como se puede suponer, este parque es ideal para viajeros que gustan de la espiritualidad. Se ubica en el área baja del departamento de Cajamarca, dominada por un bosque húmedo, y los observadores de aves pueden disfrutar de especies exóticas como el cuarzo dorado y el gallo de las rocas.

Como parte del sistema de salud peruano, su importancia tanto para la conservación de las especies de este ecosistema como para la preservación de las principales fuentes de agua del país es indiscutible.

El mejor momento para disfrutar de todas sus atracciones, caminatas y camping es entre julio y octubre.

Parque Nacional Cerros de Amotape

Localizado en el norte de Perú, entre las zonas secas de Piura y Tumbes, es el bosque seco ecuatorial mejor preservado de toda la zona del Pacífico.

Parque Nacional Cerros de Amotape

El Tumbes, único río navegable de la costa del Perú, cruza el parque y es su principal fuente de vitalidad.

Se afirma que caminar por sus sendas crea la percepción de que en medio de una área que a priori sólo ofrece playas, viento y arena, hay un oasis de vida.

No se imagina que durante unos días de estadía se puede ver el sospechoso tigrillo, algunos otros especímenes del cocodrilo americano, y con un poco de suerte delicadas y gigantescas nutrias.

Sin olvidar las cuatrocientas variedades de aves que acompañarán su viaje y los árboles misteriosos y autóctonos que los protegen.

Existen guías en el parque que explican mejor la importancia de este ecosistema para la estabilidad de las especies nativas de la zona y para la sostenibilidad de la vida humana en la misma.

Hay algunas opciones de hospedaje y parcelas, aunque es mejor visitar la página web de SERNANP para más información.

Parque Nacional Cordillera Azul

Cubre la zona de transición entre los Andes y la selva del Perú y protege la vida de cientos de miles de animales que viven en ecosistemas frágiles y sorprendentes.

Parque Nacional Cordillera Azul

El área, que abarca más de un millones de hectáreas, está dividida en 4 secciones separadas y es el hogar de los bosques de montaña originarios, lo que la convierte en una zona privilegiada para la conservación de la naturaleza.

Los más numerosos en estos bosques son las aves, caracterizadas por sus colores brillantes, sus alas alargadas y el misterio de miradas como el imponente águila arpa.

El parque es también el hogar de la etnia Cacataibo-Camano, gente en aislamiento voluntario que, a través de la designación de una zona de reserva, puede continuar su vida a su manera en la tierra de sus antecesores.

Debido a la gran sensibilidad de los factores ecológicos y culturales de la región, el turismo está controlado por el Estado.

Para conocerlo, es necesario obtener un permiso y cumplir con ciertos requisitos. En esta página encontrará contactos para iniciar la administración.

Parque Nacional Huascarán

Se trata de un área protegida de gran valor, con 16 picos nevados en su territorio, de 6.000 metros de altura, que ofrece numerosos y cautivadores lagos y glaciares.

Parque Nacional Huascarán

Ubicado en el estado de Ancash, donde se hallaron los restos de los primitivos habitantes del territorio nacional, es también una importante protección de la historia y la cultura nacional. También se han encontrado huellas de dinosaurios y fósiles del periodo Pangea.

Por estas y otros motivos, Huascarán es un lugar ideal para montañeros y aventureros, ya que nos ofrece inigualables vivencias de exploración en medio de increíbles paisajes, pero siempre como recompensa al esfuerzo, a la paciencia y al respeto.

Aquellos que estén interesados en disfrutar de unos días conociendo el centro de esta reserva pueden hacer actividades como trekking, mountain bike, escalada, esquí, pesca, paseos en bote y otras.

Lo ideal es contar con un buen equipamiento de montaña y la voluntad de disfrutar de una caminata donde el agua, el hielo y los fríos y verdes bosques juegan el papel principal.

Parque Natural del Manu

Situado entre los sectores Cusco y Madre de Dios, es visitado por centenares de visitantes que, después de permanecer varios días en el hermoso Valle Sagrado, deciden intercambiar el frío de la montaña por la cálida humedad de la jungla.

Parque Natural del Manu

También se encuentra en la transición del ecosistema andino a la región amazónica. No obstante, es mucho más accesible que el Parque Cordillera Azul y el ecoturismo está muy avanzado.

En el territorio del Manu, además de ser uno de los lugares megadiversos del Perú, coexisten 6 etnias indígenas, que siempre han tenido y tendrán una relación directa con la dinámica de la vida en la Amazonía.

En ciudades aledañas como Cusco o Puerto Maldonado, las excursiones y tours se ofrecen para todas las edades y preferencias. Debido a que la naturaleza es densa y hay diversas especies animales, es recomendable visitar el lugar con guías o conocedores de la zona.